Jack, el mejor de todos los tiempos.


Desde que tome por primera vez un palo de golf en mis manos, supe de la existencia de este gran campeón y traté por todos los medios de conseguir sus lecciones en video. Debido a la dificultad, tuve que comisionar a un amigo para que lo hiciera en Estados Unidos y hasta que no llegó a mis manos, no me quede tranquilo Hoy luego de haberla visto un centenar de veces, primero solo, luego con amigos y ahora con alumnos, no puedo dejar de asómbrame por la maravillosa mecánica de su juego.

Cuando escribí el libro “La mente al servicio del golf” no pude menos que destacar que un argentino se propuso ganarle y lo logró. Ese fue mi amigo Roberto de Vicenzo. Dan Jenkims en su ranking de jugadores famosos de la historia del golf, lo califica a este otro grande como: “Toda una gloria viviente”. Tras ganar el abierto de la República Argentina, se convierte por méritos propios en el líder del golf sudamericano. Gana tres torneos del circuito norteamericano y los abiertos de España Alemania y Francia. Luego de salir segundo en el abierto Británico, en una actitud que lo muestra en su verdadera dimensión, se propone ganarlo y para ello lo intenta en diecinueve oportunidades, hasta que lo logra en Hoylake, ganándole a Jack Nicklaus que no alcanza a comprender como un desconocido, le había ganado en momentos en que se hallaba en la cúspide de su carrera deportiva. Dicho por los propios ingleses fue un torneo muy emocionante y sin duda unos de los mejores de la historia del golf.

Jack, es respetado por ser poseedor de 18 títulos de Grand Slam, y también por haber diseñado 243 en todo el mundo. Pasó por Buenos Aires y su presencia no resultó desapercibida. Es que su jerarquía, sus títulos y hazañas en una cancha de golf, que supo conseguir en
más de cuatro décadas en el profesionalismo, signaron a uno de los deportistas más grandes de la historia. Sin duda pertenece a la elite de aquellos que marcaron, y siguen marcando, rumbos. Fueron y siguen siendo referentes del golf de excelencia

La furiosa lluvia no impidió que la gente se acercara a admirarlo en Nordelta, donde diseñó su cancha de golf. A los 66 años ya salieron de su ingenio 243 campos en todo el mundo y aquí, en Argentina, suma dos, ya que a la de ciudad de General Pacheco que se abrirá en marzo de 2007, se le suma Chapelco, en San Martín de los Andes, inaugurada hace 11 meses.

Trascribo el reportaje que se le hiciera recientemente.

“Luego de su exitosa carrera llena de títulos, Nicklaus orientó su amor por el golf a través del diseño en la compañía que lleva su nombre y posee junto a su familia. "Para mí, el diseño no es diferente a cuando yo jugaba. Esto es una competencia con el terreno, la zona y el área", explicó.

¿Cuál es su grado óptimo de diseño?

—Cada cancha es todo un desafío para el diseñador. Nunca se puede llegar al nivel óptimo y siempre se pueden mejorar las cosas. Aprendí en todo el mundo y sólo participo en el 50 por ciento de los proyectos.

—Antes de este presente, ¿cómo nació su pasión por el golf?

—De joven disfrutaba de todos los deportes, pero el golf era en el único que no necesitaba un compañero. La capacidad de mejorar estaba en mí mismo, todo radicaba en mí. Me gustaba la competencia y ser capaz de ganarle a alguien mejor que yo.

— ¿Cuál es la diferencia entre el juego de su época y el de ahora?

—El actual es diferente que hace 25 años. Antes predominaba el golpe y luego la fuerza y ahora es al revés. Los golfistas con los que me topé eran mejores que los de ahora. No digo que Tiger Woods sea malo, pero sus rivales no ganan tanto como los de antes.

Si bien el golf le permitió ganar dinero y fama y conocer el mundo, Nicklaus aclaró que el deporte jamás fue su prioridad: "El golf nunca fue mi vida. Fue un juego que disfruté y me gustó. Mi vida es mi familia", comentó.

— ¿Qué recuerdos tiene de Roberto De Vicenzo?

—Me ganó en el Abierto Británico de 1967. Cuando llegué a los últimos dos hoyos pensé que lo podía alcanzar, pero me superó. Ha sido un gran amigo por mucho tiempo.”

Jack Nicklaus tiene el talento y la humildad de un verdadero grande. Será por eso que tal vez no deja de priorizar las cosas esenciales de la vida.



Volver


   © Copyright www.lawebdegolf.com Página Principal|Boletín|Aviso legal|Privacidad|Soporte Técnico|Contacto|Suscríbete