Los pilares del rendimiento

En los deportes existen pilares que permiten estructurar un buen desempeño: Son la biomecánica, el aprendizaje y la mentalización.

El primero se refiere la educación y fortalecimiento de los sistemas que van a realizar los movimientos, en especial los sometidos a mayores exigencias. Se destacan los músculos, tendones y articulaciones. También participan de este ajuste los procesos enzimáticos y energéticos encargados de abastecer a las áreas vitales del cuerpo

El segundo se compone de la:
  1. Comprensión de los movimientos del swing. Se la obtiene mediante las lecturas especializadas, mirando y escuchando a un idóneo o imitándolo. Cabe destacar que cada persona hace una interpretación distinta de allí los diferentes resultados.
  2. Memorización de las imágenes fijas o en movimiento, aprendidas y memorizadas, provenientes de las explicaciones dadas por los educadores u obtenidas por imitación. Serán utilizadas para formar el pensamiento que dará origen al swing que vamos a realizar
  3. Automatización de los movimientos aprendidos. Se logra mediante la repetición, para que pueda hacerse de la misma manera ( memoria muscular )
El tercero mentalización de las ideas, sobre el conocimiento adquirido (por ejemplo con el swing que aprendí voy a tirar una pelota al hoyo). Se inicia con una idea para formar el pensamiento y luego se la lleva a cabo ejecutando el tiro. Lo dicho explica que el primer paso de la acción (swing) es el pensamiento que es un movimiento sin ejecutar. Luego se da la orden de llevarlo a cabo para efectuar el tiro pensado,

Los pensamientos se construyen a partir de una decisión. Cuando queremos efectuar un determinado tiro de golf, miramos para planificar lo que queremos hacer, escogemos el palo y aplicamos la técnica adquirida para llevarlo a cabo. Si es necesario acudimos a la memoria y a las emociones para aumentar la confianza, recordando situaciones similares con resultados exitosos.

La automatización permite hacer los movimientos del swing sin pensar en ellos, por que la memoria muscular se ocupa de hacerlo, dando resultados precisos e inconscientes. Liberamos al cuerpo del control mental, como lo hacen el corazón o los pulmones, debido a que poseen sistemas automáticos independientes de la conciencia.

La juventud es una etapa de la vida que dispone de áreas cerebrales destinadas a la actividad psicomotora en formación (movimientos aprendidos y memorizados), que interconectan sus neuronas según las necesidades que se vayan teniendo. Pueden mejorar técnicas tradicionales y aplicarlas a las distintas facetas del juego. Lo apreciamos en la pericia de Ballesteros en el juego corto o el personal y efectivo swing de Trevino. Se crea un cerebro adicional para el deporte. Lo aprendido a esta edad nunca se olvida y puede repetirse indefinidamente. Andar en bicicleta o jugar al golf. Es la razón por la que los caddys devenidos en profesionales son los campeones consagrados. Juegan instintivamente y poseen la facultad de crear habilidades alejadas de la ortodoxia. Simplemente inventan el juego en una época de la vida donde todo se aprende, rápido fácil y bien. Y por si fuera poco agregan la natural disposición que tienen para divertirse dejando de lado temores y prejuicios.


Volver


   © Copyright www.lawebdegolf.com Página Principal|Boletín|Aviso legal|Privacidad|Soporte Técnico|Contacto|Suscríbete