La visualización

Hola queridos golfistas.

Hoy quiero hablarles de una de las herramientas más poderosas que tenemos a nuestra disposición para jugar al golf.

Desde que abrimos los ojos por primera vez nos estamos programando para percibir todo los que nos rodea. Pero no solo miramos, sino que relacionamos lo que vemos con un universo de emociones, sensaciones y recuerdos. Demostrar lo que digo es sencillo. ¿Quién luego de mirar un juguete de la infancia, no revive en toda su amplitud los momentos de la niñez? Sin darnos cuenta podemos mirar hacia el exterior es decir al mundo que nos rodea y al interior mediante la evocación de lo que hemos visto. La visión permite alcanzar un vaso de agua, guiar un automóvil, embocar una pelota de baloncesto o tirar con un fusil. Los ojos son la prolongación de nuestra corteza cerebral visual y esta íntimamente interconectada con todas las áreas cerebrales, especialmente a nuestro sistema motor. Por eso podemos imitar un movimiento, saltar un obstáculo o copiar un swing de golf. Ben Hogan decía con frecuencia: ”Si lo puedes ver lo puedes hacer”. Obviamente se refería a la capacidad de calcular la distancia, examinar el terreno, el asiento de pelota y cuanto detalle sea necesario para programar un buen tiro de golf.

La visualización debiera ser incorporada desde un principio al aprendizaje, por que es la que nos va a permitir, cuando el dominio de la técnica haya sido alcanzado, tener un juego más fácil y certero. Puede ampliarse con la imaginación, porque permite imaginar el vuelo de la pelota hacia el objetivo que nos hemos fijado. Pero eso no es todo. Es posible sentirse y verse mentalmente ejecutar cualquier habilidad. Este tipo de imágenes están enriquecidas con las de otros sentidos. Por ejemplo, el sonido que produce un buen impacto con el driver, el que hace el sand wedge al estrellarse contra la arena del bunker o la comodidad táctil de un buen grip. La visualización en su conjunto recrea experiencias sensoriales muy reales, que luego serán trasformadas en sensaciones duraderas, para ser usadas cuando se las necesite. ROBERTO DE VICENZO el gran maestro Argentino, siempre me recordaba que el golf es un juego de sensaciones. Son precisamente las que quedan como resultado final de hacer las cosas bien y compendian todo lo que sentimos luego de un excelente tiro.

VISUALIZACIÓN DIFERIDA

La facultad que nos otorga esta técnica, es utilizada para el entrenamiento con imágenes evocadas (recordadas) de la misma manera que lo hacemos con el juego real. Creamos a voluntad un lugar de entrenamiento con los resultados que deseamos en el lugar que queremos. Nos ubicamos en el campo escogido y entrenamos con las mismas sensaciones que disponemos para los juegos reales.

Para armarlo necesitamos:

1. Detalles completos del recorrido del campo de juego hoyo por hoyo. Se deben precisar distancias, dirección y características de cada calle, con sus declives, trampas, arboleda y cuanto obstáculo presenten. Ubicación y características de cada green. Defensas de agua y bunkers. Desniveles velocidad y ubicación del hoyo.

2. Plan de juego que incluya, el lugar donde se va a poner la pelota en cada tiro y técnica de ataque al green de acuerdo a su ubicación.

3. Armado mental del escenario de juego, incluyendo jugadores, publico, prensa, comisarios, clima, y cuanto detalle sea necesario para darle la mayor realidad posible

4. Jugar mentalmente como si se lo estuviera haciendo en la realidad, donde no solo hay que imaginar lo que se va a hacer, sino ser protagonista, sentirse jugador y realizar los pasos que conforman el juego de cada hoyo: Pregolpe, visualización, elección del palo y ejecución. También se debe incorporar la disposición de animo que se debe tener: Relajado, confiado y con deseos de gozar el juego.

5. Incluir las diversas adversidades que se puedan presentar en las zonas de riesgo, como anticipo de vivencias traumáticas, disminuyendo de esta manera el contenido emocional de las sorpresas y el stress, por haberlas vivenciado previamente.

6. Utilizar las sensaciones que dan confianza para apoyar la seguridad y efectividad.

7. Visualizar el swing dando excelentes resultados, para repetirlo en la cancha cuando este jugando el partido real

8. Conseguir la máxima concentración en el pregolpe pensando solo en el objetivo, a fin de evitar la intromisión de otros pensamientos que puedan alterar el resultado.

Este entrenamiento permite acondicionar la mente a lo largo de todo el recorrido, para que los pensamientos escogidos generen los mejores golpes durante la competencia. El propósito final es verse ganador y disponerse mentalmente a conseguirlo Es posible por que el pensamiento es la primera fase del movimiento y cuando se lo posee todo se realiza de acuerdo a su contenido, es como si ya se hubiera hecho. La orden de llevarlo a cabo es la materialización de lo pensado y se cumple de acuerdo a lo deseado.

Este entrenamiento cuando se hace por primera vez puede resultar difícil. De serlo, es recomendable fraccionarlo en etapas de dos o tres hoyos y una vez logrado integrarlo al conjunto.

La mente es el campo más versátil y donde se obtiene los mejores resultados. Adquirir este hábito acorta y facilita significativamente cualquier tipo de entrenamiento.

Los abrazo fraternalmente y estoy en contacto permanente con ustedes.

Doc.

Volver


   © Copyright www.lawebdegolf.com Página Principal|Boletín|Aviso legal|Privacidad|Soporte Técnico|Contacto|Suscríbete