Los ajustes.


Hoy voy a referirme a los ajustes a que nos ha sometido la naturaleza.

En un principio para sobrevivir debíamos energizar los sistemas, para que la defensa y la cacería fueran efectivas. Dependíamos del alerta máximo que pudiéramos lograr. Al evolucionar y civilizarnos modificamos los patrones y necesidades a un ritmo sumamente acelerado.

¿Se ajustó el organismo a estos cambios?.

Han sido importantes, pero insuficientes y poco satisfactorios. La vida actual nos demanda menos esfuerzo físico y escasa exposición a los rigores de la naturaleza. Hemos pasado de ser nómades a sedentarios. De recolectores y cazadores a productores de bienes de consumo masivo. Nos hemos tecnificado hasta sofisticación, en un entorno de confort insospechado, comparado con el rigor a que estábamos sometidos en épocas remotas.

Las emociones han seguido dominando a nuestra especie y si bien forma parte de nuestra inteligencia, de acuerdo a los estudios efectuados por el Dr. Goleman en su libro “Inteligencia emocional”, la mayoría de las veces son un serio obstáculo para el rendimiento deportivo. Debido a ello se impone un buen entrenamiento para que puedan ser usadas a favor de nuestro juego.

La ansiedad es un rasgo permanente de la personalidad. Es la disposición de comportarse de manera más o menos ansiosa bajo situaciones de stress. Es temporal y se refiere a los sentimientos de tensión que un individuo experimenta en circunstancias amenazadoras, sin que exista un peligro real.

Tiene manifestaciones claras: Palpitaciones, tensión muscular, sensación de fatiga, irritabilidad, agarrotamiento de manos y; pies, temblores, aceleración del; ritmo cardíaco y respiratorio. También confusión, olvido de detalles, incapacidad para concentrarse y tomar decisiones.

Se percibe como una amenaza para el prestigio y la autoestima.

El golf es visto erróneamente como un deporte competitivo y por eso crea diversos grados de ansiedad. Depende cómo interpreta cada individuo las circunstancias que se van presentando durante el juego. Se verá influenciado por las experiencias anteriores y la capacidad de manejo que posea para controlar el stress.

La ansiedad que se presenta antes de una contienda deportiva, ocurre durante las 24 horas anteriores al juego. La preocupación asociada con la ansiedad se experimenta en todo el cuerpo. Los deportistas sienten tensión muscular, mariposas en el estómago, deseos de orinar y boca seca. Da la sensación de estar fuera de control. Los pensamientos están focalizados es sus perspectivas de fracaso, al grado de influir en el rendimiento. La ansiedad aparece cuando la destreza y la pericia del deportista son percibidas como insuficientes.

En el golf interfiere con la habilidad para permanecer en calma. Un alto estado de alerta, altera la armonía muscular que debe existir para obtener un rendimiento satisfactorio. Cuando un individuo está ansioso, los pensamientos se focalizan en sus dudas. Impiden que las acciones que normalmente se desarrollan de forma automática, requieran ser pensadas para ejecutarlas, lo que deteriora la eficiencia. Aquí como en todos desbordes emocionales se impone las tradicionales medidas de control y la aplicación del método Psico Hipno Golf.


Dr. Luis Maria Guglielmetti.
Médico psicodeportólogo



Volver


   © Copyright www.lawebdegolf.com Página Principal|Boletín|Aviso legal|Privacidad|Soporte Técnico|Contacto|Suscríbete