La concentración existencial.

Cuando la superficie de un lago está en calma, se puede ver el fondo con claridad. Es imposible hacerlo cuando está agitada o turbulenta. De la misma manera, cuando la mente está tranquila sin pensamientos ni emociones, puedes percibir tu esencia existencial plena de promesas enriquecedoras

Podemos controlar la agitación mental de dos formas: concentrando la mente en el exterior o en el interior. Internamente, enfocándonos en el “Yo soy” (Dejando que la mente se ocupe de ello espontáneamente) Externamente concentrándonos en algo que cause placer.

Cuando nos tomamos tiempo para poner la pelota de golf en el hoyo, los demás pensamientos se aquietan. Toda la atención debe estar ocupada en el pensamiento de embocar. La felicidad que experimentamos no esta causada por haberlo logrado, sino por alcanzar una concentración perfecta para hacerlo. La felicidad es el motivo de la concentración y no otro.

La habilidad para concentrarse existe en todos. No es extraordinaria ni misteriosa. Es algo que se desarrolla con la práctica lo mismo que la capacidad para silenciar los pensamientos negativos.

La diferencia entre concentración y abstracción está en que concentramos la mente en objetos. Cuando la mente está totalmente concentrada, el tiempo pasa sin notarlo, como si no existiera.

El tiempo es un ajuste de la mente para dar cabida a los pensamientos originados en acontecimientos causas y experiencias.

La felicidad es temporal. Está limitada por la naturaleza del objetivo buscado. Pero es motivo suficiente para disponer todos los recursos físicos y mentales para su obtención. Es la meta a conseguir en el golf y en la vida.


Volver


   © Copyright www.lawebdegolf.com Página Principal|Boletín|Aviso legal|Privacidad|Soporte Técnico|Contacto|Suscríbete