Recuerdos Traumáticos.

Hola queridos golfistas.

Desde hace varios años estoy estudiando la psicodinamia aplicada al golf.

Uno de los aspectos sobresalientes es el bloqueo de los pensamientos negativos, procedentes de las experiencias que nos han hecho daño. Los errores que comete un jugador pueden ser desastrosos cuando hieren convicciones ligadas a la autoestima.

Un error es más difícil de olvidar que un éxito de recordar, por que va ligado al daño que produce. Este dolor emocional perdura, por que va mas allá del error mismo y lo convierte en fracaso. Lesiona la personalidad del jugador. Por eso, ciertos errores no se olvidan nunca, en particular aquellos que destruyen la confianza.

Con el fin de superar esta crisis, entreno a mis alumnos a ocultar o cambiar el pensamiento por una imagen. Esta debe ser gratificante y placentera, tanto como se la pueda crear.

Recientes estudios han demostrado que se pueden bloquear pensamientos a voluntad luego de un entrenamiento.

Freud decía: “La esencia de la represión reside simplemente en apartar algo de la vista y mantenerlo alejado de la conciencia” “No creo que mis pacientes borraran sus recuerdos. Me parece que los suprimieron: es decir, los recuerdos siguen ahí, pero es difícil llegar a ellos”

Tony Jacklin desde sus comienzos como amateur en su natal Inglaterra, demostró un inquebrantable deseo de sobresalir y constituirse lo antes posible en un campeón de golf.

A los 13 años ganó el campeonato infantil de Lincolnshire, y a los 16 lo repitió, como abierto, superando al profesional del campo de golf. Siendo profesional demostró que estaba en condiciones de derrotar a los jugadores norteamericanos, ganando los torneos de Jacksonville y los abiertos de Royal Lythan y St. Annes. Al año siguiente ganó el abierto de Chaska, sacando una ventaja de siete golpes a su inmediato perseguidor, resultado que no se obtenía desde el año 1921. Con este desempeño se convirtió en la gran esperanza para la defensa del título ante los norteamericanos, en el torneo de St. Andrews. Cuando por fin comenzó, la gran expectativa se apoderó de la multitud allí presente, llegando al delirio cuando hizo 29 golpes en los primeros nueve hoyos y birdie en el 10. El drama se presentó cuando empezó a llover en el hoyo 14, debiéndose suspender el torneo.

Al reiniciarse las acciones al día siguiente, la genialidad había desaparecido y el triunfo también, terminó en el quinto lugar. Dos años después ante una nueva oportunidad, estaba a punto de ganar el ansiado título, cuando Lee Trevino le empató en el hoyo 17 y embocó el 18 con un chip desde fuera del green turbando a Jacklin, que necesitó hacer tres putts para embocar el hoyo. Trevino ganó anticipadamente el campeonato, por que según sus declaraciones, Jacklin ya estaba mentalmente vencido. Fue tan dolorosa la derrota que Jacklin jamás se recuperó.

La experiencia adquirida en competencias, sumada a la estabilidad emocional, permite disminuir el riesgo por acostumbramiento, como lo hace la velocidad en los conductores de automóviles. Controlar los temores no es tarea fácil. Juegue un hoyo por vez. Ante un exceso de nervios, acuda a la respiración diafragmática con expiración prolongada. Hágalo cada vez que lo necesite y en la rutina de pre-golpe. Mantenga su estrategia y ritmo de juego. Pero sobre todas las cosas entrénese mentalmente para bloquear un mal pensamiento diciéndose a sí mismo que no lo recordará mas y en su lugar ubique un pensamiento placentero

Los abrazo fraternalmente y estoy en contacto permanente con ustedes.

Doc.


Volver


   © Copyright www.lawebdegolf.com Página Principal|Boletín|Aviso legal|Privacidad|Soporte Técnico|Contacto|Suscríbete