EL GOLF EN LA ARGENTINA.

Debido a que mi tarea de columnista es principalmente de puertas afuera, me veo impulsado a considerar con detención lo que pasa en mi terruño con este bendito juego.

Cuando comencé a jugar en el año 1960, me parecía una excentricidad, dado que había sido lanzador de implementos, bala, jabalina y disco, gimnasta y basquebolista. Por ese entonces el golf era un deporte que a mis ojos resultaba poco atractivo. Luego de los primeros pasos comprendí la enorme dificultad que existe en el golf, entre lo que se piensa y lo que se hace, es decir aprender sobre los visto y explicado.

Recientemente en un trabajo publicado me exprese ampliamente sobre las limitaciones que crea un mal e insuficiente aprendizaje.
Todo el que comienza a jugar, conoce la importancia del desafió que supone superar las Incapacidades, y la gratificación que significa cada avance, sobre las insuficiencias técnicas y mentales que cada uno posee.
Lo destacable del golf es que es para toda la vida. Son contadas las pertenencias que poseemos con esta característica, mas tratándose de algo íntimamente ligado a la personalidad y al ego de cada jugador. Pero como en todo amor imposible, existe, la permanente búsqueda de la seducción y la conquista. Esta y otras razones de a puño quedan expresadas en el articulo que trascribo y que habla de la pasión Argentina por el golf.

"En nuestro país creció ostensiblemente en los últimos años. Por estos días, el fenómeno está acompañado de la construcción de canchas que sigue aumentando.
Hace poco, era sólo accesible para gente pudiente y con matices aristocráticos y en la actualidad se ha convertido en popular. Cada vez son más las personas que lo juegan, hasta el punto de que la única manera de referirse al crecimiento que vive en la Argentina, es hablando de un auténtico boom. Los jugadores comienzan a empuñar los palos a una edad cada vez más temprana. Las cifras expresan el incremento de jugadores matriculados a la Asociación Argentina de Golf (AAG) Los números casi duplican la cantidad de aficionados de hace quince años que era de 27264 Hoy están registrados mas 50.000.

Pero hay más datos que apuntan hacia lo mismo y es la multiplicación de campos, la proliferación de torneos y la apertura de numerosas escuelas de golf en todo el país.
Son varias las razones, pero quizá lo que más haya contribuido a su popularidad, ha sido la TV. y un jugador mediático como Tiger Woods. Se puede ver a los chicos parados en el green, observando el hoyo de la misma manera como lo hace Tiger.

Ha desaparecido ese prurito que generaba el golf considerado de elite, y se lo asocia actualmente con un estilo de vida saludable. Esta demostrado que jugar 9 hoyos diariamente, mejora el nivel de colesterol en sangre, reduce la glucemia y gasta las calorías excedentes de una dieta normal. Lo más destacable es que se puede empezar a practicarlo a los 5 años y seguir con él a los 80..

La popularidad se manifiesta en el Campo Municipal de Golf de la Ciudad de Buenos Aires, se registran por mes alrededor de 6000 salidas de golfistas a la cancha. La afluencia de jugadores es tal que, para asegurarse un sitio el día y la hora deseados, al aficionado le conviene reservarla con cuatro días de antelación. Los sábados y domingos, invariablemente, se agotan los turnos.
Lo que ocurre en las instalaciones municipales, acontece también en otros campos públicos, como el que la AAG mantiene en Villa Adelina, en la provincia de Buenos Aires. No es casual la cantidad de jugadores que los eligen para ejercitarse en sus 18 hoyos. En la popularización del golf, también ha influido la conveniencia del mantenimiento de campos, que han hecho accesible el deporte a aquellas personas que no pueden afrontar el pago de la cuota mensual que exigen los clubes particulares. Gracias a estas instalaciones han accedido personas de sectores socioeconómicos que antes no tenían la oportunidad de jugar.

LOS COUNTRIES

La accesibilidad se ha visto también favorecida por la multiplicación de canchas en todo el país, especialmente en provincias como Córdoba y Buenos Aires. Según la AAG, en la actualidad existen en la Argentina 253 Countries afiliados, frente a los 148 que había en 1990. En muchos casos, su apertura ha venido de la mano de la construcción de countries, un tipo de emprendimiento que, haciéndose eco de una demanda del mercado inmobiliario, incorpora en sus terrenos campos de golf.

Lo destacable, es que muchos de que esos conglomerados urbanos son proyectados alrededor de la cancha de golf, por que los lotes que más se cotizan, ocupan el perímetro alrededor del campo de juego.
La moda de los countries con cancha benefició, en primer término, a sus propietarios, que encontraron la forma de disfrutar del deporte, sin tener que moverse de casa. Permitió ensanchar todavía más la oferta de campos disponibles, en la medida en que la mayoría de esas urbanizaciones abren las puertas de sus canchas a aficionados, tras el pago de 25 o 30 pesos. Pueden de esa manera practicar golf, sin necesidad de asociarse a un club. Una opción de puertas abiertas, que también se repite en los campos privados, que de esa manera diversifican sus fuentes de financiación.
Pero no es que los countries hayan facilitado la posibilidad de jugar, a los aficionados que no pueden pagar la cuota de un club tradicional. Los propios countries se han convertido en dinamizadores, promoviendo la creación de escuelas de golf en sus clubes y la organización de torneos para aficionados.

NIÑOS Y JÓVENES ENTUSIASTAS

Miran con admiración al maestro Roberto de Vicenzo en el Ranelagh Golf Club. Pasa largas horas allí y a sus 80 años está convencido de que la popularidad que ha alcanzado el golf en los últimos años resulta difícil de entender si no se tiene en cuenta la creciente afición que existe por los deportes. No obstante, el más laureado de los golfistas nacionales asegura que el golf ofrece algunos atractivos que lo distinguen de otras disciplinas. "El palo y la pelota transmiten sensaciones muy especiales. Cuando se da un buen golpe, la satisfacción es muy parecida a la que siente un pescador cuando captura una buena pieza. Tiene la ventaja de que permite disfrutar de la naturaleza y también, que favorece las relaciones sociales", dice Roberto, que está redundando en la calidad del golf que se juega en el país.

Lo tradicional convive con lo nuevo. La Asociación Argentina Damas Senior de Golf, fundada en 1980, se apresta para el X Campeonato Sudamericano de Damas Senior de Golf, que se realizará del 7 al 11 de noviembre y en el que se esperan unas 300 jugadoras, entre locales y extranjeras. Al mismo tiempo, uno de los episodios más llamativos que da cuenta de la popularización del golf en la Argentina es el hecho de que haya chicos y chicas, cada vez más numerosos que se inician en este deporte”.

Por ejemplo en Bahía Blanca en la escuela de golf, hay muchos menores que apenas entrados en la pubertad, ya son jugadores ranqueados oficialmente, con un handicap de una sola cifra, como lo expresa el profesional e instructor Ovidio Ortiz. Hace seis o siete años, encontrar un menor con handicap era muy raro. Ahora hay chicos de 9 años que lo tienen.

“La creciente penetración que el golf ha permitido el surgimiento, de decenas de escuelas de golf para menores. Cuando en 1985 se inauguró la escuela de la AAG había alrededor de una veintena de establecimientos de enseñanza. Ahora suman un centenar. La temprana incorporación está redundando en la mayor competitividad de los jugadores argentinos juniors. Actualmente existen alrededor de 20 jóvenes argentinos compitiendo internacionalmente.
Se está dando una especialización más temprana en los de chicos que juegan. Consecuentemente con el incremento del número de jugadores con handicap, a lo que hay que añadir el número de jugadores no matriculados, que en la AAG estiman entre 30.000 y 50.000, y la multiplicación de las canchas, se ha producido un notable aumento de la cantidad de torneos que se disputan. Actualmente, hay más de diez circuitos de aficionados, cuando una década atrás había dos o tres.

Más allá de servir para medir las fuerzas entre los jugadores, la convocatoria de torneos, es un recurso de marketing muy utilizado por las empresas de bienes y servicios de alta gama, que han contribuido a dar un espaldarazo definitivo al golf, que ha contagiado interés por el juego y ha facilitado el tránsito de muchos golfistas hacia al profesionalismo. Los torneos han puesto en “pantalla”a muchos jugadores y les han permitido conseguir sponsor. De esta forma, se ha hecho más fácil competir afuera.
Todo esto ha conseguido elevar el nivel de la competencia local. Como en un círculo virtuoso, la profesionalización ha venido acompañada de un aumento del número de aficionados. El aumento de profesionales argentinos es un fuerte motor de crecimiento

Un atractivo del golf es su dificultad. Una característica que, lejos de desalentar a los neófitos, muchos de los cuales rondan la treintena, se convierte en el principal estímulo. Es un deporte que atrapa de una manera tal que acaba convirtiéndose en una obsesión. Su dificultad es un desafío hacia uno mismo. Es un deporte atrayente por lo difícil que resulta. Es un juego hermoso que castiga tanto al campeón como al ranqueado, cuando comete errores.

LOS PRECURSORES

La mayoría de los jugadores argentinos comenzaron trabajando como caddie. Ángel Cabrera, José Cóceres, Eduardo Romero, Ricardo González y Vicente Fernández, por nombrar a los más destacados hoy, aprendieron cargando la bolsa de palos de los jugadores. En la Argentina, la procedencia de los mejores profesionales es bastante amplia, aunque hay dos clubes que se destacan por su aporte: del Córdoba Golf Club, de Villa Allende, surgieron dos figuras como Eduardo Romero y Ángel Cabrera. Del Jockey Club de Tucumán, aparecieron César Monasterio y Eduardo Argiró junto con dos de las mayores promesas nacionales: Andrés Romero y César Costilla.
Otro club que se destaca por la cantidad de jugadores que ha entregado a la competencia es el Ranelagh Golf Club. Es nada menos que la casa del mejor jugador argentino de la historia, Roberto De Vicenzo, y a su amparo crecieron muchos buenos profesionales, como Rafael Gómez, Rodolfo González, Miguel Rodríguez y Juan Pablo Abbate.

AVANZAR

El crecimiento de la infraestructura fue notable en los últimos 15 años. En 1990 había 148 canchas afiliadas y hoy suman 253. En la Argentina hay más campos de golf que en el resto de los países de América del Sur. El proyecto más importante en este momento lo lleva a cabo el barrio cerrado Nordelta, con una inversión total de 40.000.000 de dólares. El diseño de la cancha de golf fue encargado a Jack Nicklaus, el más exitoso golfista profesional de la historia. El complejo, ubicado en el kilómetro 25 de la ruta Panamericana, ya tiene en venta 280 lotes con precios que oscilan entre 160.000 y 450.000 dólares, y prevé la inauguración de los primeros 18 hoyos a fines del año próximo. Nordelta se agregará al centenar de canchas existentes en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires, aunque en el resto del país han surgido con fuerza circuitos dedicados especialmente a la actividad turística. En Córdoba, ya suman 27 campos de juego, varios de los cuales eligen los golfistas para visitar durante las vacaciones o los fines de semana”.

Algo similar ocurre en BAHIA BLANCA, con el magnifico club PALIHUE y sus 54 hoyos de excelente construcción y mantenimiento, poseedor de una avanzada escuela de golf que contempla la formación del deportista. Además la ciudad alberga a la ESCUELA DE GOLF MENTAL única en su tipo en Latinoamérica.

En la Patagonia, se destacan el complejo Arelauquen, en Bariloche, y el Chapelco Golf & Resort, inaugurado el año último y diseñado también por Nicklaus.




Volver


   © Copyright www.lawebdegolf.com Página Principal|Boletín|Aviso legal|Privacidad|Soporte Técnico|Contacto|Suscríbete