HISTORIA DE LAS VARILLAS

Suele decirse que es infinitamente más sencillo encontrar las cabezas de palo perfectas para un jugador que encontrar las varillas perfectas. Las varillas han sido un misterio incluso para los pros con más conocimientos sobre palos.

Incluso la historia de las varillas ha estado envuelta en el misterio. La mayoría de la gente supone que sencillamente se ha ido evolucionando desde las varillas de hickory al acero y finalmente al grafito. Nada más lejos de la realidad.

Las varillas de los siglos 17 y 18 no eran de hickory sino de la madera dura que estuviera disponible en el lugar donde se fabricaba el palo. En la primera mitad del siglo 19 era bastante común usar madera de limonero.

La madera de hickory no hizo su aparición hasta mediados del siglo 19. Curiosamente se trataba de un pedido de mangos para hachas lo que hizo que la madera viajara de América a Inglaterra. Allí los fabricantes de palos la descubrieron dada su fuerza sin ser demasiado flexible ni muy pesada y a partir de ese momento fue considerada como la mejor madera para las varillas. A principios de 1890 dominaba completamente el mercado.

Al mismo tiempo se estaban proponiendo dos ideas: la construcción de un tubo delgado de acero o usar directamente una barra de metal (que no pudo construirse lo suficientemente ligera para ser una realidad). El proceso de fabricación de un tubo de metal era bastante difícil en esos años. Entre 1910 y 1920 podemos empezar a encontrar discusiones sobre si era mejor la varilla de hickory o de acero.

La evolución en las técnicas de fabricación de tubos de acero acabaron volcando la balanza. A mediados de la década de 1930 la supremacía del acero era absoluta.

Desde entonces han surgido otros metales como el aluminio o el titanio que no han podido desbancar al acero.

Nuevos competidores al acero entran en escena en la década de 1950. En la búsqueda de formas de reducir el peso, en 1954 se empezaron a usar compuesto de fibra de vidrio laminados sobre un núcleo de metal. Después, para reducir el peso aún más se produjo en 1958 una varilla 100% de fibra de vidrio.

Las varillas de grafito hicieron su entrada en el mundo del golf en 1970. En tres años coparon el mercado. Pero en 1975 se dudó de su rendimiento y duración, lo que momentáneamente hizo temblar su supremacía.


Atrás


   © Copyright www.lawebdegolf.com Página Principal|Boletín|Aviso legal|Privacidad|Soporte Técnico|Contacto|Suscríbete