Chistes de golf y sexo

Un hombre estaba jugando al golf cuando le cayó un rayo. Murió y subió al cielo. San Pedro le recibió y le dijo que el rayo iba dirigido hacia su compañero de partida. Pero, como Dios no quería que se supiese que cometía fallos, el hombre podría volver a la Tierra pero con otra personalidad.

El hombre lo estuvo pensando un rato y le dijo a San Pedro que quería volver siendo una lesbiana.

San Pedro le preguntó que cómo un hombre como él había escogido ser una lesbiana. El hombre le respondió, "Es muy sencillo, así podré seguir haciéndole el amor a una mujer, y podré salir desde estacas ROJAS!!"



Dos hombres estaban jugando una ronda de golf. Uno de ellos estaba preparándose para salir del tee del hoyo tres cuando una preciosa mujer desnuda pasó corriendo. Naturalmente eso le distrajo, pero como era un golfista muy concienzudo, se volvió a concentrar en su stance. Cuando estaba a punto de iniciar su swing, pasan corriendo dos hombres con batas blancas. "¿Qué está pasando aquí?" pensó, una vez más retoma su stance. Y una nueva distracción que en esta ocasión se trata de un hombre corriendo con bata blanca y llevando dos cubos de arena.

Una vez mas, vuelve a estar listo, y realiza su golpe. Mientras iban caminando hacia sus bolas, le pregunta a su compañero que qué podría estar pasando. Su compañero lo sabía y se lo contó:

"Esa mujer, una vez a la semana, se escapa del hospital mental de al lado del campo, se quita toda la ropa y se pone a correr por entre las calles. Los tres chicos que viste eran enfermeros. Corren para ver cual de ellos la coge, y el premio para el ganador es llevarla de vuelta''.

"¿Y los cubos de arena?".

"¡Ah!, ese es el que ganó la semana pasada, los cubos de arena son su handicap".



Dos mujeres estaban jugando al golf juntas. Llegan a un par 3. La primera sale y deja la bola en el green. La segunda hace otro gran golpe y su bola queda a un centímetro de la primera bola. La otra mujer dice "Guau! Nunca antes había visto dos bolas tan cerca".



Un golfista le dice a un amigo suyo:
- "oye, ¿y por qué no empiezas a jugar al golf?".
- "Pues porque es un deporte muy duro".
- "Hombre, tampoco es para tanto".
- "¿Cómo que no?. Un tío solo que tiene que meterla en 18 hoyos en una sola tarde".



¿Cuál es la diferencia al patear entre un hombre y una mujer?.

Pues que la mujer dice "a ver si me entra" y el hombre dice "a ver si la meto".



De camino al campo de golf, Javier se encuentra mucho tráfico. Cuando finalmente llega al club, el caddie master le dice que la única posibilidad de jugar que tiene es salir con tres novatos. "Tenemos otra opción", dice el caddie master, "hay una mujer muy agradable que está a punto de salir". Javier protesta, pero el caddie master le dice que es muy agradable y buena jugadora. Javier finalmente decide jugar con ella.

Durante la ronda, Javier se da cuenta de que lo está pasando muy bien con ella. Riendo, hablando todo el tiempo, y tal como dijo el caddie master, era una magnífica jugadora. Javier la invitó a tomar algo en la casa club cuando terminaron y la invitación se convirtió en cuatro bebidas y dos horas de conversación. Entonces Javier la invitó a ir a cenar y ella aceptó. Después de una gran cena, vino y baile ella le invitó a Javier a su casa a tomar un café.

El café dio paso a los besos y después vino el sexo. Javier miró su reloj y al ver que eran las 11 de la noche dijo, "Oh cielos. No me puedo creer la hora que es. Tengo que volver a casa con mi mujer" y salió dando un portazo.

Cuando llegó a su casa su mujer le preguntó que dónde había estado. Entonces el la dijo, "Cariño, no me puedo creer lo que he hecho. Iba de camino a jugar mi partida con los chicos ésta mañana cuando me pilló mucho tráfico. Cuando quise llegar, ya habían salido y el caddie master me mandó a jugar con una mujer. Estuvimos jugando y lo pasamos bastante bien. Tomamos algunas bebidas, salimos a cenar, entonces ella me invitó a su casa, tomamos café y sin que me diera cuenta de cómo acabé en su cama. Entonces me dí cuenta de la hora que era, la dije que tenía que irme corriendo a casa y aquí estoy".

Ella se quedó pensando un minuto, le miró y dijo, "Has jugado 36 hoyos, ¿no?".




Una mujer salió del tee del dos, y vio con horror como la pelota se dirigió directamente hacia unos hombres que jugaban en el siguiente hoyo.
La pelota golpeo a uno de los hombres quien de inmediato junto ambas manos en su entrepierna, y cayo al suelo rodando "agonizante".
La mujer corrió hasta donde estaba el hombre e inmediatamente comenzó a pedir disculpas, le explico que era doctora y le ofreció su ayuda para eliminar el dolor.
- Por favor, déjeme ayudarlo. Soy doctora y se como quitarle el dolor si usted me lo permite.
- "Ouch, auuuu, noooo. Estaré bien... el dolor se me pasara en unos minutos." Contesto el hombre mientras permanecía en posición fetal tirado en el césped y con las manos en su entrepierna.
Ella insistió hasta que finalmente el le permitió ayudarlo; ella gentilmente le separo las manos y lo acostó a su lado, le desabrocho los pantalones, puso sus manos dentro y comenzó a masajear.
- ¿Se siente bien? -preguntó la dama-
- !Me siento fantástico! -contestó el hombre-,
- pero el dedo me sigue doliendo...




Un hombre decidió relajarse después de trabajar y jugar una vuelta rápida de golf. Al llegar al campo de golf había otro jugador sin pareja, que era una mujer. Ella parecía suficientemente atlética, por lo que decidió jugar con ella. Era una jugadora bastante buena por lo que disfrutaron de la partida. Después se fueron a cenar y en casa del hombre ella le hizo sexo oral.
Al día siguiente cuando el hombre llegó al campo de golf ella estaba allí y repitieron todo lo del día anterior. Y así durante una semana. Al terminar la semana el hombre la dijo: he disfrutado mucho ésta semana, pero te quiero pedir un favor ¿Crees que podríamos continuar así siempre?. Ella le contestó: "Primero te tengo que hacer una confesión. Soy un travestí".
"Será hijo de puta", dijo el hombre. Y lleva toda la semana saliendo de barras rojas!!!.





Atrás


   © Copyright www.lawebdegolf.com Página Principal|Boletín|Aviso legal|Privacidad|Soporte Técnico|Contacto|Suscríbete